Vete de Puerto Rico, o quédate aquí

Escribí esta nota con inspiración en Vete de Puerto Rico, aquí no hay nada para ti, publicada ayer en Qiibo. Publicó aquí los primeros párrafos. Pueden ver lo demás en Vete de Puerto Rico, o quédate aquí.

El autor expresa su frustración sobre muchas situaciones en Puerto Rico y sobre los puertorriqueños. Estés de acuerdo o no con algunos de sus puntos, es importante que estas críticas y opiniones se hagan y difundan. Para que una sociedad sea saludable debe haber libre difusión de la mayor cantidad posible de perspectivas, por más severas que sean. Felicidades a Qiibo y al autor.

Más saludable aun es que haya libre intercambio de opiniones y perspectivas. Y cuando son opiniones nacidas de un ánimo genuino de querer lo mejor para uno y los suyos, vale la pena exponerlas de manera razonable. Estoy convencido de que las preocupaciones del autor de la columna tienen su origen en unas ganas insaciables porque los jóvenes tengan una mejor vida en Puerto Rico sin tener que irse.

Así, mi primer reflejo al leer la columna fue repensar el concepto “lugar” y la vigencia del concepto de qué sitio te ofrece “mejores oportunidades” para tu crecimiento o satisfacción personal y profesional. Y con eso, repensar el concepto de qué significa ser “diáspora”, y cómo participar en ella.

Lee la nota completa: Vete de Puerto Rico, o quédate aquí