Parallel18: Una nueva dimensión

Hoy se anuncia el lanzamiento de Parallel18, una iniciativa de desarrollo económico que el Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico, en alianza con agencias de gobierno y otros colaboradores busca atraer y crear empresas de alto impacto, que puedan escalar su modelo de negocios desde Puerto Rico a comunidades globales, incluyendo Estados Unidos, América Latina y Europa. Dos veces al año habrá una convocatoria global donde se escogerán mediante un proceso competitivo 40 empresas que se incorporarán al programa de aceleración. Provee a emprendedores las herramientas que necesitan para acelerar sus empresas escalables de ciencia y tecnología. Incluye elementos de mentoría intensa, oportunidades para recibir inversión de seguimiento y una integración de los emprendedores al ecosistema y a las universidades locales. Pueden ver más información en www.parallel18.com.

Es un orgullo para mi ver que esto sea una realidad. Recuerdo las conversaciones en 2012 con Ramphis Castro, Marcos PolancoMiguel A. Rios, Luis Herrero, Giancarlo González y otros, sobre la importancia del proyecto y sobre posibles estructuras. Incluso antes de eso sé que se impulsó. Después, múltiples conversaciones con personas de la diáspora puertorriqueña, como Javier Soltero y Georgie Benardete, entre otros, y de otras comunidades, como Niel Robertson, que de manera desinteresada ofrecieron sus sugerencias. Tambén el trabajo intenso con Alberto BacóJuan Carlos Suarez. Luego de las aprobaciones pertinentes procedimos a buscar a la persona ideal para diseñar un plan detallado e implementarlo, y ahí me fui a Chile y conocimos a Sebastian Vidal, quien en pocos meses se ha convertido en amigo y familia. El equipo que ha reclutado es de grandes ligas, con Marie A. Custodio Collazo, Cristina Sumaza, Jonathan Ortiz y otros que vienen por ahí.

Llega después de lo que pensábamos, pero llega. Y no puede ser un momento más apropiado, por dos razones. Primero, porque estamos listos. Desde hace un tiempo se ha fortalecido mucho la infraestructura social para emprender en la tecnología. Grupos y personas como Sofia StolbergLaura Cantero, Pablo Tirado, Carlos R Cobian, Nerma AlbertorioDenisse Rodríguez y muchos más han liderado iniciativas de networking, capacitación y financiamiento. Las noticias de nuevos emprendimientos son cada vez más notables. La energía y las ganas son más que nunca. Parallel18 viene para complementar esos esfuerzos, y los necesita.

Segundo, porque Puerto Rico atraviesa tiempos difíciles. Es en esos tiempos cuando los países exitosos se unen y se arriesgan. Y yo quiero que Puerto Rico sea un país exitoso. Puerto Rico va a salir adelante no necesariamente con iniciativas titánicas, sino proyecto por proyecto. Cada vez que un colegial que se fue a Florida regrese a Puerto Rico porque vio el potencial de emprender en su isla. Cuando una ingeniera con oferta en una multinacional en otro país decida quedarse en su tierra porque una de estas compañías la contrató. El startup que quiera permanecer en Puerto Rico después del período de aceleración porque tiene todo lo que necesita para crecer desde acá. Poco a poco, con esas pequeñas victorias y no con panaceas. Así es que vamos a salir adelante, creando una bola de nieve de acción, producción, riqueza. Un círculo virtuoso donde pequeños éxitos engendran otros más grandes.

ENDI2 ENDI1INDI

Innovación- La apuesta perfecta

Puerto Rico atraviesa una transición similar a la que atravesó hace sesenta años cuando pasó de ser una sociedad agraria a una sociedad industrializada basada en la manufactura. No fue fácil, pero dio paso a un crecimiento económico que nos convirtió en una de las economías, en aquel entonces, más importantes de las Américas. Pero los modelos económicos o evolucionan, o se estancan. Hoy, la transición es hacia la innovación. Le toca a mi generación meter manos a la obra.

El reto es grande, pero nuestros talentos y recursos nos convierten en sede de innovación y fuente de riquezas con potencial transformador. Para salir airosos y para que ocurra esa transformación, Puerto Rico tiene que invertir inteligentemente, con agilidad y sin miedo a fracasar.

Tiene que invertir en el sector de la innovación,  un sector que crea más empleos que cualquier otro, ofrece mejores salarios y una mejor calidad de vida. Mejora los sistemas de educación y desarrolla una cultura de curiosidad y descubrimiento. Y es la razón de ser del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigacióndesarrollar un ecosistema que permita innovar.

Según el reconocido economista de la Universidad de Berkeley en California, el Dr. Enrico Moretti, cada empleo directo creado por una empresa de innovación produce hasta cinco empleos indirectos. Eso quiere decir que el impacto de un ecosistema de innovación no es sólo para científicos y empresarios. Es para todos.  Y eso ya lo hemos visto con las nuevas iniciativas del Fideicomiso.

En los últimos años hemos visto cómo la inversión del Fideicomiso en una empresa biotecnológica puertorriqueña ha creado decenas de empleos y ha retornado más de 3,000%. Hemos visto cómo nuestra inversión en un laboratorio de neurobiología ha redundado en decenas de millones de dólares en nuevos fondos de investigación, produciendo en el ecosistema científico más del 1,000% de lo que se invirtió. Y hemos visto cómo estas inversiones han resultado en avances científicos en las áreas de proteómica y neurociencia, creando nuevas tecnologías que atienden necesidades humanas. En el 2014 una serie de modestos auspicios a incubadoras de empresas de ciencia y tecnología resultó en por lo menos sesenta nuevos “startups”, algunos apoyados por inversionistas de capital de riesgo.

Estos ejemplos nos impulsan a continuar promoviendo la innovación en Puerto Rico, y en el 2014 eso es precisamente lo que hemos hecho.

Destinamos casi $5 millones a proyectos de investigación y desarrollo de tecnologías mediante el “Science and Technology Grants RFP”.  Esperábamos, 50 y  recibimos casi trescientas propuestas en los campos de ciencias vivas, biotecnología, informática, aeronáutica y otros. Es una pequeña muestra de la cantera de ideas que tiene el país.

Lanzamos un programa para incentivar a investigadores de clase mundial a que desarrollen sus innovaciones en Puerto Rico. Otro, para aumentar la tasa de éxito de propuestas de investigación de alto calibre.

Desarrollamos un proyecto para aumentar la investigación clínica para ampliar el acceso a tratamientos para la población hispana y para aumentar la investigación en la isla. Desarrollamos una iniciativa para potenciar nuestra biodiversidad.

La primera década del Fideicomiso ha sido ardua. Ha requerido mucho esfuerzo de los fiduciarios y gerencias anteriores, pero el 2014 ha comprobado que el Fideicomiso tiene la capacidad y la credibilidad para darle un fuerte impulso a la innovación en Puerto Rico.

Con ese entusiasmo nos enfrentamos al 2015. Le daremos a estos esfuerzos la escala que necesitan para lograr resultados exponencialmente mayores. Se lanzarán iniciativas de empresarismo y se relanzarán programas de incentivos contributivos. La razón es sencilla: se ha demostrado que la inversión en el sector de la innovación representa el más alto potencial de retornos de todos los sectores.

La innovación es nuestra apuesta perfecta. Hagámosla.

Vete de Puerto Rico, o quédate aquí

Escribí esta nota con inspiración en Vete de Puerto Rico, aquí no hay nada para ti, publicada ayer en Qiibo. Publicó aquí los primeros párrafos. Pueden ver lo demás en Vete de Puerto Rico, o quédate aquí.

El autor expresa su frustración sobre muchas situaciones en Puerto Rico y sobre los puertorriqueños. Estés de acuerdo o no con algunos de sus puntos, es importante que estas críticas y opiniones se hagan y difundan. Para que una sociedad sea saludable debe haber libre difusión de la mayor cantidad posible de perspectivas, por más severas que sean. Felicidades a Qiibo y al autor.

Más saludable aun es que haya libre intercambio de opiniones y perspectivas. Y cuando son opiniones nacidas de un ánimo genuino de querer lo mejor para uno y los suyos, vale la pena exponerlas de manera razonable. Estoy convencido de que las preocupaciones del autor de la columna tienen su origen en unas ganas insaciables porque los jóvenes tengan una mejor vida en Puerto Rico sin tener que irse.

Así, mi primer reflejo al leer la columna fue repensar el concepto “lugar” y la vigencia del concepto de qué sitio te ofrece “mejores oportunidades” para tu crecimiento o satisfacción personal y profesional. Y con eso, repensar el concepto de qué significa ser “diáspora”, y cómo participar en ella.

Lee la nota completa: Vete de Puerto Rico, o quédate aquí

La vida es mejor si sabes más

Me quité. Me quité de las noches sin fin, de las cortaduras con los “xacto knives” y de las críticas interminables de mis trabajos en presentaciones finales. Me cansé de la ceguera inducida por horas frente a AutoCad. Sí, me cansé. Pero aprendí a ser un ciudadano completo, no uno definido por mi profesión. Aunque en ocasiones he perdido mi rumbo, a partir de mis primeros días en la escuela de arquitectura supe que si me “convertía” en arquitecto, no aprendería solamente diseñar edificios. Sería diseñador industrial, paisajista, ingeniero estructural, artista.

Y así fue. El profesor de Historia de la Arquitectura me enseñó el valor de conocer la música. Por eso ahora ahora conozco su importancia para disfrutar plenamente mi vida. El profesor de Teoría me inculcó un sentido profundo de rigurosidad y la importancia de la crítica, tanto de la “constructiva” y de la que no lo es también. El de Diseño me contagió con la curiosidad sobre el arte y el dibujo. Viajamos juntos a capitales culturales de Europa y visitamos más museos que edificios históricos.

Hoy soy abogado, no arquitecto. Aunque no sé qué terminaré siendo, para ser franco. Pero no han terminado las noches sin fin, ni la ceguera por mirar a pantallas de computadora, y por supuesto tampoco las críticas interminables. Y lo que aprendí en esos dos años de Arquitectura me transformó como persona, aun cuando el único de mis diseños que ha visto la luz del día es el de una puerta de casa.

Un problema, incluso uno jurídico, no se resuelve con “juridicidad” o legalismos meramente. Se resuelve con un cúmulo de perspectivas. Se resuelve con la creatividad de un artista y con la lógica de un ingeniero.

El valor del polifacetismo lo he visto más claramente en las experiencias de muchos de mis excompañeros de Arquitectura. Algunos están trabajando como “arquitectos” propiamente. Pero muchos está poniendo pan sobre sus mesas de otras maneras. Algunos en profesiones “relacionadas” a la arquitectura, pero muchos otros en campos más alejados. Uno es diseñador industrial. Otra diseña el “UX” de aplicaciones móviles. Una trabaja con la experiencia del cliente en una cadena de comida rápida. Otro diseña ropa, y hay uno que tiene un restaurante.

Claro que algo de esto lo impulsa la necesidad. “Las cosas están malas y hay que buscárselas”. Pero la gama de posibilidades es mucho más amplia cuando sabes sobre muebles, música, espacialidad, experiencias de uso y moda, que cuando solo te has memorizado un libro de leyes.

De mis colegas abogados, los afortunados están haciendo trabajo legal en un bufete grande (algunos son felices con lo que hacen, muchos no), en un bufete pequeño que provee un poco más de variedad o con “los casitos que les caigan”. Muchos están, simplemente, desempleados o crasamente subempleados. Creo que en parte eso se debe a que nuestra formación mayormente es muy unidimensional y no vemos oportunidades de innovación.

La vida es mejor si sabes más. Mientras más aprendes, más herramientas tienes para vivir. Si eres físico y sabes algo de biología, podrás resolver problemas de biología con física. Si eres biólogo y sabes de música, podrás apreciar ritmos inspirados en la naturaleza o podrás comparar conceptos biológicos con los musicales para explicar algo complicado de manera sencilla.

Pero puedes borrar de tu memoria todo lo que ya dije y dejar que esas cosas surjan naturalmente. Si necesitas alguna razón para adquirir conocimiento y desarrollar destrezas nuevas, solo piensa en que así la vida se disfruta más. Cada vez que aprendes algo nuevo. Cada vez que logras dominar una nueva destreza. Cada vez que entiendes algo que no entendías antes. Cada vez que esas cosas pasen, serás más feliz y tendrás más oportunidades.